Santa Teresita

Santa Teresita de Lisieux

Santa Teresita de Lisieux

/†\”Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos” Mt. 18-2

“¡Oh, Jesús! ¡Si yo pudiera revelar, a todas las almas pequeñas, lo inefable que es tu amor! Estoy segura de que, aunque sea un imposible: si encontraras un alma más débil y más pequeña que la mía, la colmarás de favores tan grandes, con tal de que ella se abandone, con entera confianza a tu misericordia infinita” (MsB,5r)

Santa Faustina, antes de ingresar al convento, sentía gran devoción por Santa Teresita. Así nos lo cuenta en su diario:

“Empecé la novena a esta Santa, porque antes de entrar [en el convento] le tenía una gran devoción. Ahora la he descuidado un poco, pero en esta necesidad, empecé a rogar nuevamente con todo el fervor. El quinto día de la novena soñé con Santa Teresa, pero como si estuviera todavía en la tierra. Me encubrió a mí el conocimiento de que era santa y comenzó a consolarme, que no me entristeciera por ese asunto, sino que confiara más a Dios. Me dijo: Yo también sufrí muchísimo.

Pero yo no estaba muy convencida de que ella hubiera sufrido mucho y le dije que me parecía que: Tú no sufriste nada. Pero Santa Teresa contestó, asegurándome que había sufrido mucho y me dijo: Sepa, hermana, que dentro de tres días usted resolverá este asunto de la mejor manera. Como yo no estaba muy dispuesta a creerle, ella se me dio a conocer como santa. Entonces la alegría llenó mi alma y le dije: Tú eres santa. Y ella me contestó: Sí, soy santa y tú ten confianza en que resolverás este asunto dentro de tres días.

Y le dije: Santa Teresita, dime si estaré en el cielo. Me contestó: Estarás en el cielo, hermana. ¿Y seré santa? Me contestó: Serás santa, hermana. Pero Teresita, ¿seré tan santa como tú, en los altares? Y ella me contestó: Serás tan santa como yo, pero tienes que confiar en el Señor Jesús. Y le pregunté si [mi] padre y [mi] madre estarían en el cielo, si (72) [la frase sin terminar] me contestó: Estarán.

Y pregunté todavía: Y mis hermanas y hermanos ¿estarán en el cielo? Me contestó que rogara por ellos mucho, sin darme una respuesta clara. Entendí que necesitaban muchas oraciones. […] (D. 150)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s