Días de Alegría

Hemos vivido días de emoción y alegría tras la declaración del Papa de la Fiesta universal de la Misericordia; y elevar a los altares a la ahora Santa Faustina Kowalska.

Nos llenó de emoción…

Jesús nos recordó a través de Faustina, en un tiempo difícil y durísimo, que llega y se profundiza en estos días en que la violencia, la falta de valores, la decadencia moral, la falta de trabajo, la depresión, nos acechan; que él nos protege, como una madre cariñosa protege a su hijo recién nacido.

Solo nos pide que nos abandonemos con confianza en sus brazos y nos ofrece su corazón misericordioso, él es el amor y la misericordia misma. Y nos promete: “Al que venere mi misericordia, lo defenderé con mi propia gloria. No seré para él un justo juez sino su Salvador Misericordioso”.

Y Jesús Misericordioso es el rostro humano del Padre, es compasión, ternura, piedad, clemencia, caridad, perdón, indulgencia; pero por sobre todo Amor y Misericordia.
Ya cantaba el salmista: “Él perdona todas tus culpas y cura tus enfermedades. El rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura”.

El Señor sostiene a los que van a caer, endereza a los que se doblan, liberta a los cautivos. El Señor abre los ojos al cielo, ama a los justos, guarda a los peregrinos. Sustenta al huérfano y la viuda. Y trastorna el camino de los malvados.

Y nos dice más puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas, pues aunque ella se olvide, yo no te olvidaré. Cuanto nos ama Dios, cuanta ternura, aunque tus pecados sean grandes, no temas en acercarte a Él, que nos espera con los brazos abiertos como al hijo pródigo.

Su amor es un grito de misericordia que recorre el mundo llamando a sus hijos para estrecharlos contra su corazón misericordioso.

Apretémonos a Él y digamos como Jesús: ABBA PADRE. Y oremos con Faustina:

“Cuantas veces respira mi pecho, cuantas veces late mi corazón, cuantas veces pulsa la sangre en mi cuerpo, esa cantidad por mil, es el número de veces que deseo glorificar tu misericordia.”

Carlos A. Artusa
Apóstol de la Divina Misericordia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s