REFLEXIONES

reflexionesHoy mi corazón vibra de alegría porque es 26, día dedicado a Jesús Misericordioso y puedo compartirlo con vos que me estas escuchando, y contarte sus palabras, que brotó para nosotros de lo mas hondo de sus entrañas en un grito de amor misericordioso.

Mi misericordia es mayor que tu miseria y la del mundo entero? quien midió mi bondad? por ti descendí del cielo a la tierra, por ti permití me clavaran en la cruz, por ti permití abrir con la lanza mi corazón y te abrí la fuente de mi misericordia.

ACÉRCATE y bebe las gracias de esta fuente con el vaso de la confianza. A un corazón humilde nunca lo rechazaré; tu miseria se ahogó en el abismo de mi misericordia.

Porque tendrías que discutir conmigo por tu miseria. Hazme el favor de entregarme todas tus pobrezas y miserias y yo te llenaré con los tesoros de las gracias.

El ve, habla, actúa y cura movido de piedad y misericordia hacia los innumerables necesitados , desheredados y enfermos de toda especie.

El nos ama y nos dice que nos acerquemos a la fuente con el vaso de la confianza y agrega; en cada una de mis obras le dice a Faustina Esta grabada mi misericordia .

Quien tenga confianza en ella no perecerá jamás, porque sus asuntos son míos y sus enemigos se quebraran a mis pies; ¿qué necesitas tu que se quiebre a tus pies; una enfermedad , la falta de trabajo , tu soledad, tu angustia?

Ve a Él con confianza, quizás si no hubiera sido por la prueba que estás pasando, nunca te hubieras acercado a Él y Él se te regala como un padre misericordioso, Dios da todo consuelo y te conforta como el suave tibio sol de invierno, y enciende tu corazón con la llama de la esperanza esa fuerza abrasadora que derrota las más altas cumbres, los más caudalosos ríos que quieren arrastrarte a la depresión, a la tristeza, esa fuerza abrasadora que sopla del Espíritu Santo, que te fortalece y te hace sentir en lo mas hondo de tu corazón el amor de Dios misericordioso, dichoso de aquel que habiendo descubierto esta fuente de amor, no sabe separarse nunca de ella.

Para que gracias al consuelo que recibimos de Dios, podamos nosotros consolar a todos aquellos que se hallan atribulados.

Por eso la misericordia es la bienaventuranza del discípulo de Cristo.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia; como bajan la lluvia y la nieve desde el cielo y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar para que de semilla al sembrador, y pan al que come; así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mi vacía sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo. (Profeta Isaías)

Carlos A. Artusa
Apóstol de la Divina Misericordia

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s